Publicado en Series

Smallville Temporada 1

Para quienes seáis de mi quinta, os gusten los superhéroes, hayáis soñado alguna vez con extender los brazos y volar, muy lejos, sobrevolando las nueves más allá de la imaginación, o simplemente hayáis querido muy desvergonzadamente tener rayos x para… ejem, estudiar anatomía… A lo mejor os suena la serie Smallville, que retrata la vida de Superman. Sí, ya sabéis, ese de los leotardos azules tan sexy. Bueno, ¿qué superhéroe no ha llevado leotardos últimamente…? Vale, vale, no todos… Pero no me negaréis que Spiderman también los lleva azules… Aunque no me he puesto aquí a escribir sobre moda de héroes… Que no digo que no podría… Pero mejor no, eso lo dejo a mi imaginación.

Vengo a hablaros, queridos descabezados, de la serie Smallville, concretamente, de la 1ª temporada, ya que ésta semana he querido volver a ver la serie y emocionarme y recordar viejos o no tan viejos tiempos. Y, aprovechando que no llegué a ver las 10 temporadas completas, me pongo a ello y de paso, lo comparto con vosotros 😉

Nos remontamos a la época en la que nuestro particular Clark Kent iba al instituto. Como tantas otras series de adolescentes (y libros, ¿eh?), la serie da comienzo con el primer día de instituto… y, como no, termina con el baile de gradación, qué cosas. Pero durante ese curso tenemos la oportunidad no sólo de conocer al joven Clark, sino a los padres que lo criaron, a los amigos que lo acompañaron, y ese amor platónico delante el cuál, poco a poco, consiguió dejar de tropezar.

Comenzando por los padres. No sé si alguna vez lo habré comentado por aquí, pero considero la familia muy importante, por no olvidar que la educación y ejemplo que den los padres no sólo influirá en los hijos, sino en los consiguientes hijos que tengan y las personas que los rodeen también. En este caso, considero a los padres de Clark como los padres modelo que consiguen inculcar en Clark valores elevados y buenos principios. Y no cejan de darle lecciones, consejos y su apoyo durante esta primera temporada. Pero ya no es sólo lo que le digan o cómo se comporten con él, sino que es una verdadera familia unida, los tres, y en pareja, porque se ve el amor que se tienen Martha y Jonathan Kent, y esa unión como pareja que ha decidido amarse hasta el fin de sus días y lo ha estado cumpliendo a lo largo de los años. Personalmente creo que, en un hogar con amor, todo es posible. Además, me parece que han tenido un muy buen acierto con los actores que los representan, ya que transmiten a mi entender muy bien esas emociones tan admirables.

Continuando con los demás personajes, tenemos a Cloe Sullivan, una sagaz aspirante a periodista (que de hecho se encarga del periódico del instituto: La Antorcha) que lo ayuda a desentrañar todos los sucesos que se presentan durante el curso y que comenzaron, como muy bien se representa en su “muro de las rarezas”, con la lluvia de meteoritos en la que llegó Clark, aunque nadie salvo sus padres adoptivos lo sepa. Cloe y Clark se conocen desde octavo, cuando ella llego desde Metrópolis y él tuvo que enseñarle el instituto, ese mismo día, ella le dio un beso y le dijo que llevaba pensándolo todo el día, y que ya podían ser amigos. Tan tranquila. Cloe, puede que aún no lo hayáis notado, pero ya os daréis cuenta, es, con diferencia, uno de mis personajes favoritos, y su evolución durante las temporadas es la que más me impresiona y agrada. Llena de alegría, espíritu aventurero y curiosidad, llega a ser la más leal compañera del Superman que conoceremos en el futuro, vigilando desde su atalaya… Ejem, pero como digo, eso es en el futuro.

Por otra parte, tenemos a Pete Ross, un compañero de la infancia de Clark, incluso antes que Cloe. Lo anima cuando lo necesita, incluso cuando no, y tiene que llevar la situación cuando aparece Lex Luthor y su amistad con Clark no es tan unida como antes.

Llegamos a Lex Luthor, y con el, al primer episodio de la serie, en el que Clark lo salva de un accidente. Así inicia la amistad del granjero con el gran y millonario magnate que es Luthor. Pero Lex no es la clase de persona que vive un milagro y vive agradecido, no, tiene que encontrar el porqué. Él lo llama la búsqueda de la verdad, yo lo llamo, no toques más las narices que si llego a estar en la serie te doy de collejas por tonto (pero sólo son definiciones, claro). A los ojos del Jonathan Kent, Lex no es más que un niño mimado al que su padre ha desterrado en un pequeño pueblo como es Smallville, un niño caprichoso con dinero, y poder, una mala combinación que le gustaría estuviera lejos de su familia. En cambio, Lex muestra respeto por la familia Kent, a su manera, y también la intenta proteger, esforzándose a su vez, por ganarse el respeto sino la aceptación del señor Kent. Su relación con su padre no es precisamente buena, ya que éste último siempre ha sido distante, y a partir de la muerte de su madre, Lex creció sin el cariño necesarios para un niño, y Lionel lo crió con ejemplos de los grandes gobernantes antiguos (los mismos que acababan en jaulas como leones como parte de su adiestramiento y que luego probablemente acabaran envenenados y esas cosas. Muy majos todos).

Pero aún no os he presentado a Lana Lang, ¡eso no puede ser! Ella es ese amor al que no te atreverías a acercarte, que te pondría nervios@ y te haría tartamudear. Clark lleva enamorado de ella desde tiempos inmemoriales, por así decirlo. Ella es muy gentil, amable y vive con su tía desde la muerte de sus padres, bajo uno de los meteoritos. Algo curioso en esta serie, es que se repite bastante la frase: Lo siento, seguida de un: No fue culpa tuya. Curiosamente, cuando lo dicen,aunque no se sepa, sí es culpa de quien pide disculpas.

Y ahora toca hablar de Clark, ¿no? Si es que empiezo la casa por el tejado… Al inicio de esta primera temporada descubre que llegó junto con los meteoritos. A partir de ahí ya no sólo tiene que encargarse de controlar sus poderes más los nuevos que va teniendo, sino que vive con el sentimiento de culpabilidad por provocar la muerte de los padres de Lana, la chica a la que quiere, y que Lex perdiera de pequeño perdiera su pelirroja melena. Además, ocurren cosas muy extrañas debido a los meteoritos y el efecto que produce en las personas, junto a sus amigos, deberá enfrentarlos y seguir pareciendo, sólo Clark, el misterioso chico que parece cargar sobre sus hombros el peso del mundo.

Lo cierto es que me gusta mucho el reparto y cómo han formado la serie en general. Me parece que todo el equipo tras la serie ha hecho un gran trabajo.

Bienvenidos a Smallville, descabezados, la ciudad de los meteoritos.

Anuncios

Autor:

¡Me voy a poner a escribir! ... ¿Qué quería escribir? Ah, sí. Mi presentación y tal... Pues, me llamo Patricia y quiero ser escritora. En ese aspecto me considero una abeja literaria porque voy de historia en historia como una abeja vuela de flor en flor. Vamos, que siempre me ha costado mucho centrarme en un sólo proyecto. Sin embargo, por fin he conseguido terminar mi primer libro. Mientras espero que se enfríe lo suficiente como para corregirlo con imparcialidad continúo escribiendo; mis propios libros, y este blog. Poco a poco también voy a intentar estar más en mi canal de youtube la escritora sin cabeza, aunque es algo que sinceramente me cuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s