Publicado en críticas, Reseñas, Series

My mad fat diary – Temporada 1

11 septiembre 2015

Querido diario:

Hoy salgo, al fin, pero no quiero. No quiero volver a mi casa, es una prisión con mi madre de bruja carcelera. Quiero quedarme aquí con Tix, con Danny dos-sombreros y el doctor buenorro a quien lamería entero como un helado. Después de cuatro meses en éste hospital se ha convertido en mi verdadero hogar, y los baños en el lugar de confidencia de Tix y mío, el refugio en el que nada más nos alcanza.

Salgo a la calle y noto cómo se me acelera la respiración, los coches cruzan por la carretera a gran velocidad, pitando cuando uno hace una mala maniobra o se queda hablando con el de al lado cuando el semáforo, siempre demasiado brillante, cambia de color. La gente habla, demasiadas voces, mientras caminan en todas direcciones, y no logro identificar cada voz con su persona. Mucha gente, en las tiendas, en los pasos de peatones, coches con la música muy alta… y me miran, saben que estoy loca, que no debería estar fuera, que no debería existir, soy un fallo del mundo. Y se supone que no debo volver a intentar dejar de existir, que tengo que volver a mi vida, aunque no quiera, aunque sólo me importe ser normal, pero no lo soy. Cuento hasta diez, pero no es suficiente. Vuelvo a contar hasta diez. No puedo huir.

Tengo que tragarme una asquerosa hora de charla con un adulto que no debe recordar lo que es ser adolescente, que cree conocerme y que espera que le hable de mi vida como si nos conociéramos de toda la vida. Me hace preguntas, pero él ya cree saber la respuesta, y se supone que yo tengo que pensar en cómo me siento sobre cada pregunta que me hace, ¡qué irritante! ¿Pero por qué me hace pensar? ¿Por qué tiene razón? Tal vez pueda hablar con él. Pero no con Chloe, mi mejor amiga desde pequeña. Ella cree que he estado en Francia, y tiene que seguir pensándolo, nadie puede saber la verdad, no lo entenderían, el mundo me odia pero no me deja desaparecer, sus miradas dicen lo que sus voces callan, pero sé lo que piensan. Sé lo que pensarían si vieran las marcas de mis piernas, y yo sólo quiero ser normal. El grupo de Choe me ha aceptado, y me esfuerzo por ser quien ellos creen que soy, alguien guay, no la gorda que tiene una obsesión con la despensa de su casa repleta de dulces y patatas fritas. Cuento hasta diez, no debo comer, tengo que ir al espejo y decirme algo bonito, aunque sé que todo es mentira, porque Kester me lo ha dicho. Y tengo que seguir diciéndomelo hasta que, algún día, me lo crea. Vaya mierda. Pero lo hago, porque me esfuerzo por ser normal, porque quiero estar con mis amigos, con Archie y con Finn, o qué bueno está Finn. Me lo comería con patatas si no fuera porque luego ya no estaría Finn. Me imagino en una cita con él, el esperado beso y después lo mejor… Pero no Tix me habla de la noche que tanto quiero, y me doy cuenta que no, no es posible, no puedo estar con él, desnudos, no puede verme así. No puedo ser yo.

 

My mad fat diary es una serie de tres temporadas, en ésta primera temporada hay tan solo 6 episodios, pero es normal, ya que es una serie de pocos episodios. Lo increíble que tiene esta serie, omitiendo el hecho de que al principio no me gustaban nada el formato en el que está, con esos colores y esos movimientos de cámara (aunque ya me he acostumbrado), son sus personajes. Personajes reales, con sus defectos, sus virtudes, sus manías, personas que te podrías encontrar por la calle y que están muy bien representadas. La gente que ha visto la serie lo nota, no son personajes idealizados que se tienen que enfrentar a x circunstancias. No. Son personajes-persona, auténticos. A veces los quieres estrangular, a veces no entiendes lo que hacen, a veces te parecen buenos, otras malos, viven sus vidas como nosotros vivimos las nuestras. Quedan para divertirse, se enamoran y en vez de decirlo besan a otras personas en fiestas en las que han bebido de más, porque no siempre se piensa lo que se hace.

Otra cosa que destaco de ésta serie, es que, incluso el personaje que puede parecer ejemplar, tiene su lado oscuro en la intimidad, y lo muestran, porque es normal no ser perfecto. La vida tiene subidas y bajadas, como bien lo saben los pacientes del psiquiátrico, Rae (la protagonista), Tis (amiga) y Danny dos-sombreros (amigo), quienes no pueden enfrentar sus problemas solos, quienes tienen enfermedades mentales que les impiden relacionarse de manera normal con los demás.

 

Éste no es mi estilo de serie, y sin embargo me ha gustado, sólo hay que ser paciente y darle una oportunidad, te sorprenderá.

 

Anuncios

Autor:

¡Me voy a poner a escribir! ... ¿Qué quería escribir? Ah, sí. Mi presentación y tal... Pues, me llamo Patricia y quiero ser escritora. En ese aspecto me considero una abeja literaria porque voy de historia en historia como una abeja vuela de flor en flor. Vamos, que siempre me ha costado mucho centrarme en un sólo proyecto. Sin embargo, por fin he conseguido terminar mi primer libro. Mientras espero que se enfríe lo suficiente como para corregirlo con imparcialidad continúo escribiendo; mis propios libros, y este blog. Poco a poco también voy a intentar estar más en mi canal de youtube la escritora sin cabeza, aunque es algo que sinceramente me cuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s