Publicado en Eventos, experiencias, Nuevas experiencias, UnVeranoDeGuion, viajes

Yo coordiné Un verano de guion 2016

Dejando a un margen las posibles indignaciones con el cambio de guión por guion, que aún se está aceptando, os traigo maravillosas noticias. ¡He pasado una semana en Córdoba! En realidad, si aislo estas palabras al resto de la frase, es un hecho común y sin importancia, así que concluyo: ¡…para asistir a Un Verano de Guion!

Ha sido una experiencia increíble que me ofreció Valentín, el que organizó por vez primera todo el tinglado, hace ya 13 años. Ni que decir tiene la ilusión que me hace acudir a la decimotercera edición justamente, habiendo yo nacido el día 13 y siendo este número mi favorito.

13729090_10155895126862228_6941691776374009823_nFui en calidad de coordinadora, siendo más que nada un apoyo para Anuska y Laura, las verdaderas heroínas del verano de guion, quienes, por cierto, me mimaron tanto que los alumnos me preguntaban si eran mi familia. Y es que, a lo largo de la semana, se creó tal piña, que cuando nos fuimos, tanto alumnos como organizadores nos habíamos hecho una piña y, testarudos como somos, seguimos manteniendo el contacto.

 

Pero bueno, ¿dónde están mis modales? Me imagino que no todos conoceréis aún qué es Un verano de guión. Pues muy bien, como habréis deducido, es “algo” que comenzó hace 13 años, obra y fruto de Valentín, ¿qué Valentín? El mismísimo Valentín Fernandez-Tubau, co-fundador y director tanto de abcguionistas como de Ars-Media. Y es que, aquí donde lo veis (véase la imagen a vuestra derecha), este hombre tiene una amplia experiencia en el sector audiovisual y, ni corto ni perezoso, se atrevió en su momento, a crear un encuentro para que aspirantes a guionistas se pudieran instruir de la mano de profesionales de la industria a la vez que conocían a otros aspirantes y se creaban grandes amistades, de las que, con los años, han nacido proyectos conjuntos. No es de extrañar entonces que más de un espabilado se atreva a aventurarse a las calurosas calles de Córdoba con tal de vivir, durante una o dos semanas (la duración ha variado según el año) tal experiencia.

Cada año se imparten varios cursos: guion de serie de tv, de cine… contando con un curso especial. El del año pasado fue guion de cómics, este año, de videojuegos.

Personalmente, el que he podido disfrutar ampliamente (las tardes eran libres, así que estuve en cada clase) fue el de Dirección para guionistas, impartido por (si mal no recuerdo) José F. Ortuño y Luis Ferrández.

Siendo absolutamente sincera, me interesaban todos los cursos, especialmente el de Escritura de guion cinematográfico, con Yolanda Barrasa en cabeza. Tuve la oportunidad de estar un rato en una de sus clases y os aseguro que no tiene desperdicio. Pero, con la selección de profesores que había, ningún curso podría haber sido aburrido.

Si alguna vez os habéis planteado escribir para una serie de televisión, Tirso Calero, creador de Bandolera y guionista de series como Ana y los siete, Amar en tiempos revueltos entre otras, junto con Iván Escobar, productor ejecutivo y desarrollador de Los hombres de Paco, creador y desarrollador de El Barco y, por supuesto, Manuel Ríos, que no solo fue el coordinador y co-autor de “El guion para series de televisión“, sino que cuenta con una amplia experiencia como guionista, director y productor, con proyectos como Sin Identidad y Rescatando a Sara en su haber.

La guinda del pastel la puso Luis Felipe Blasco Vilches con el curso especial Guion de videojuegos, en el que, ni corto ni perezoso, introdujo a sus alumnos desde las nociones básicas de los videojuegos, como el target, hasta las particularidades de su escritura y diferentes estructuras.

 

Por si esto fuera poco, Ana Gil (más llamada Anuska) tenía preparado todo un repertorio de actividades lúdicas para conquistar el corazón, la mente y el cuerpo de los alumnos; cenas conjuntas, salidas de fiesta y rutas por la bella Córdoba, mañanas de meditación, tardes de balneario turco, ¡y noches de cine de verano en las que valorar todo lo aprendido!

 

Después de esto, no me queda más que invitaros a las próximas ediciones de Un verano de guion, porque habrá más, ¡y qué ganas! Disfrutaréis, aprenderéis, y crearéis, tanto proyectos, como amistades inolvidables.

Nos vemos el año que viene.13701129_10155895091172228_1775293495910133609_o

 

 

Anuncios
Publicado en Debates, Escribo, Escritores, Eventos, Lo que escribo, Mis proyectos, NaNoWriMo, Nuevas experiencias

NaNoWriMo 2014 3ª semana

¡Hola descabezados!

Esta semana ha sido mejor que la anterior. Rebobinando al lunes, cuando por fin empecé a aceptar el hecho de que llevaba retraso y estresarme no era la solución, ya que me bloqueaba todavía más y era todavía más frustrante tener que forzarme. Fue en ese momento que me relaje. Fue como, vale, ya llevo un gran retraso, ¿qué más da? Yo me apunté al #NaNoWriMo para escribir, ¿qué consigo o no las 50.000 palabras? Eso es lo de menos, lo que ya saco seguro es esa constancia diaria a la hora de escribir que tanto me faltaba y quería. A partir de ahí he estado escribiendo algo más que la semana pasada. A ver, sigo mirando el nº de palabras que escribo, no nos confundamos, pero no me obsesiono con ellas.

Lo que sí estoy notando esta semana es que eso de comer no lo llevo muy bien, porque me pongo ante la pantalla del portátil, o a dar vueltas por la casa, llegan las 19h de la tarde y me doy cuenta de que no he comido, sólo picado porquerías. OS RECOMIENDO QUE NO LO HAGÁIS.

Pero quiero hablaros de algo MUCHO más importante que he tenido la oportunidad de presenciar. La Pep talk con Begoña Oro en la biblioteca Cubit de Zaragoza. Tal vez no os lo haya comentado, pero en Zaragoza es la ciudad en España donde tienen lugar las charlas de diferentes escritores para los Wrimos que participan este año y que quieren o pueden ir al evento. En mi caso, tuve la oportunidad de ir este miércoles y decir, que no gritar, lo estupendo que fue. Llegué a la biblioteca, que es absolutamente preciosa, como a las 14:30h, y la primera persona a la que vi (lo siento, pero los bibliotecarios tras los ordenadores esta vez no contaran), ¡fue Begoña Oro! Y ella creo que tiene encendido su radar de escritora observadora de todo, porque levantó la mirada y justo me pilló mientras vacilaba entre acercarme a saludar o volar como una perdiz (yo tampoco entiendo la elección de la perdiz para este ejemplo, pero en fin). Y lo cierto es que pasé un rato estupendo con ella, lo único malo es que, recordándolo con objetividad, lo pasé tan-demasiado bien que no sé si ella lo disfrutó o simplemente aguantaba, como la mayoría de mis amigos y familiares, las ganas de estrangularme (prima Noelia, echo de menos tus abrazos estranguladores de cuello, que lo sepas). Es algo que me suele preocupar ^-^’ (Si no es la primera vez que lees el blog, te habrás dado cuenta). Hablamos muchísimo, bueno, yo más que ella (para que luego digan que los mayores son los que más hablan. Mentira cochina) y terminé contándole básicamente la historia entera de mi libro ^-^”. Le conté cómo escribía yo en el NaNoWriMo, escribiendo en el portátil por la tarde y pasándolo a libreta la mañana del día siguiente (algo que he dejado en estos tiempos de crisis en los que si me dedico a hacer eso me muero con -100.000 palabras, entiéndase), al enseñarle mi libreta vio el dibujo del protagonista, vio los rallajos de la protagonista xD (Ese fue uno de mis momentos favoritos).

Cuando llegó Jorge Gonzalvo empezó algo que a mí me gusta llamar: Los niños salen al patio a jugar (en realidad me lo acabo de inventar, pero me hace gracia y es perfecto para definir lo que pasó). Quien no entienda a lo que me refiero es porque nunca ha vivido uno de estos momentos y lo lamento mucho por esa persona, porque es algo genial. Jorge, muy simpático y guasón él, con pataditas por debajo de la mesa incluidas, sumado al encanto y gracia natural de una talentosa y muy curiosa Begoña Oro crea una combinación explosiva y digna de admirar.

Es en este momento cuando entran en el juego más Wrimos, como María, a la que conocí ese día y que me ha quitado a mi Dylan y lo ha convertido en camarero, (¡ay, ay! Mi Dylan,¡cómo me rio de ti! xD …Ah, no, que tenía que llorar o algo así). Ahora hablando en serio, menuda coincidencia la del nombre que creo esa disparatada idea del cameo xD Algún día… Va a ser muuuy interesante. ¿Y a quién se le ocurrió el nombre? A otra Patricia, como no. En este caso, ya la conocía de vista, por su canal BookTube como LittleRed (LittleRedRead, Little Red Reading. No, a ella no le gustan los nombres complicados) y de vista en la BLC. También apareció por allí Nerea (la podéis leer en la revista juvenil El Templo de las Mil Puertas, así, publicidad gratuita) que además de convencerme para que leyera Si decido quedarme (no se nota casi nada que le guste, nop, qué vap), ¡me regaló dos marcapáginas de la revista! *-* Conozco el Templo desde hace como 3 o puede que ya cuatro años, vete tú a saber, que mis despistes… ¿tal vez tres? Y desde que los vi por internet, que llevo queriendo unos. Y de repente ella me los da *-*. Comprenderéis que sea fan de Nerea y sus ocurrencias (pero como no es la única reportera del Templo debo mencionar a la estupenda Lucía, con la que también me he cruzado un par de veces y se ha convertido en una de mis favoritas, y al resto del equipo. Iba poner los nombres de los que he conocido, pero es lo que tiene la BLC, hace que el nº aumente y acabaría siendo raro). Ahora que lo pienso, ¿yo no vi a Nerea en la BLC…? ¡Sí! Para colmo me acuerdo porque casi me mato de camino de vuelta, porque me despedí de Lorena, con la que ya había hablado en otras ocasiones y de Marta, la adivina de sus canciones, pero me sentía muy nerviosa y torpe y no e despedí de ella >.<” Sí, ya me acuerdo demasiado bien… Para matarme. ¿Sabéis qué más os recomiendo? NO OS PONGÁIS NERVIOSOS, y mucho menos si, como yo que le dais muchas vueltas de cabeza a todo, porque en el momento en que metáis la pata, meses más tarde os perseguirá el recuerdo y querréis seguir matándoos.

Después de esta extraña sorpresa-recuerdo-estoy como una cabra, ¡continúo con la historia!

Voy a mencionar algunas cosillas que recuerdo y tengo por recuerdos favoritos.

  1. El momento El Mentalista con Jorge Gonzalvo xD, para una vez que hago un chiste bueno no entiende la referencia porque no ha visto la serie. Pero yo igualmente lo cuento, hala. Resulta que cuando apareció ya sabía, deduzco que a raíz deltuit que compartí en @Headless_Writer de donde venía y fue de las primeras cosas que dijo, como adivinándolo, entonces creo que Begoña dijo que a que no sabía mi nombre (xD) y él dijo que no, que el “mentalismo” sólo le llegaba para saber de dónde venía, no cómo me llamaba. Ahí fue cuando dije que por eso El Mentalista le quitó la serie. (Fue un buen chiste, ¿vale? Begoña dijo que sí, así que lo es -de nuevo no sé si lo dijo por ser buena o porque lo era =(, mejor no me deis vuestra opinión sobre esto xD)
  2. El momento en que hice una de esas gracias que no pretendían serlo. Yo siempre he dicho que cuando hago un chiste nadie se ríe, pero que cuando hablo en serio cunde la risa. En esta ocasión Jorge comentaba que los wrimos y las wrimas ingleses eran feos. Patricia dijo que conocía algunos booktubers que participaban en el nano y que no estaban mal. Entonces creo que comentó que los de Holanda estaban bien. Y no sé quien mencionó portugal xD. A lo que yo dije que Portugal me parecía un país falso y todos se ríeron. Patricia dijo algo como: -dijo ella mientras todos la miraban… y de ahí empezaron a hablar en plan literario-escritores (y a mí que en el insti me decían que hablaba de libro, ¡ja! No les conocían *-*). Y fue estupendo. Yo me expliqué diciendo que lo pensaba desde pequeña, que compartíamos la misma tierra pero eran diferentes países. Y María soltó que eso les tenía que molestar a ellos xD. Definitivamente, de mis mejores recuerdos ese día.
  3. Ya en la charla, nos pasaron el micro para que cada uno dijésemos por qué habíamos ido allí y por qué nos habíamos apuntado al NaNoWriMo. A la primera pregunta yo dije: Porque oí que aquí había oro. Uno de mis intentos de bromear, como no, pero me gustó la frase, y al día siguiente descubrí que no había sido la única en pensarlo. Además de otra de las preguntas sobre si nos censurábamos a la hora de escribir y explique que, en ciertos aspectos yo sí.
  4. https://twitter.com/BJCubit/status/535138896959795202
  5. https://twitter.com/BJCubit/status/535152436940660736
  6. Otra cosa es que la entrevista que le hizo @Martitara a Begoña fue estupenda y pude quedarme para verla ^-^

Una de las mejores sensaciones con las que me quedé fue la de no querer que ese día no terminara. Había un ambiente tan estupendo que ni siquiera me di cuenta de que faltaba el tiempo y definitivamente hubiera deseado alargarlo indefinidamente, a pesar de ser imposible.

Al irnos me fui con Marta porque yo no me iba hasta las 00:30h (aunque al final fue más tarde, pero esa es otra historia llena de indignación para otro momento) y hablamos un poco, se acordaba de mí de la BLC, porque le pregunté por una cover suya utilizando como referencia sólo un gesto que hacía en el video, porque no recordaba nada más, y ella, entre todas las que ha hecho, la localizó (Foster the people – Pumped up kicks).

Si todos los zaragozanos son como los que conocí, tres hip hip hurra por Zaragoza que con sus gentes me ha enamorado.

En cuanto a lo de escribir, estos son los números de esta semana:

  • Día 17: 21000 palabras
  • Día 18: 22000 palabras
  • Día 19: 22.265 (entiéndase, estaba en la Pep Talk y Begoña me distraía -qué va, yo la distraía a ella ^-^”-)
  • Día 20: 24000
  • Día 21: 25700
  • Día 22: 29000
  • Día 23: 30300

Ays. si todo lo que he escrito en esta entrada contara como palabras escritas…

 

¡Hasta la próxima descabezados! Quizá algún día suba las fotos =D

Publicado en experiencias, Nuevas experiencias

Karaoke del sábado noche

Si hay algo que tengo que admitir (entre otras cosas), es que nunca me he atrevido a cantar. Delante de mis amigos o cualquier persona me he puesto siempre muy nerviosa. Y no es de extrañar, la pobre ducha llora de espanto cuando canto -sería engañarme pensar que llora de emoción-, así que cantar es uno de mis tabús.

Sin embargo, y no sé como porque tengo el pelo corto, el sábado pasado me desmelené en casa de mi amiga Triana. Pobrecilla, lo que tuvieron que aguantar sus oídos… Admito que al principio no quería cantar, que me ponía muy nerviosa y que murmuraba más que otra cosa… Pero al final no había quien me apartara del karaoke.

¿Y qué se puede sacar de esto? ¿Qué cantar hiere los oídos de los demás y no los tuyos? ¿Qué si te ponen la letra y las notas que tienes que hacer es muy fácil? No, la lección que quiero sacar de esto es que hay grandes y maravillosas experiencias que te pierdes por no atreverte a hacer algo. El temor es el gran enemigo del ser humano. Pero, si es algo que no hace daño a nadie, que no es moralmente daño y que no perjudica tus principios… Entonces te animo a que no te preocupes por el que dirán, puedes sorprenderte a ti mism@.

¡Hasta pronto descabezados!